¿Por qué es mejor cumplir 30 que 20 años?

Bueno, pues el día llegó y sí, definitivamente es mejor cumplir 30 que 20. 

Por algunos meses le di vueltas a eso de dejar atrás los maravillosos-veinte-maravillosos pero después pensé, recordé, evalúe, medí, dosifiqué y determiné: "¡soy más feliz ahora que hace 10 años!". 

¿Cómo por qué me va a entrar melancolía por borrar el 2 y poner el 3?

No. Quizá haya quien no coincida conmigo pero explicaré el porqué gustosa me convierto en treintañera

Veamos. Soy menos, muchos menos tímida de lo que era y con eso hago amigos con una facilidad que me encanta. Conozco, platico, pregunto o me río con la gente no importa si la acabo de conocer.

Soy más independiente. Desde hace casi nueve años que mis papás dejaron de mantenerme y por ende llegó más libertad. 

No me refiero a la independencia de "por fin voy a salir sin pedir permiso", no. Sino de la independencia para ejecutar muchas cosas como ahorrar, pensar más claramente en el futuro, decidir si te cambias de trabajo o no, o si estudias algo más, si te mudas de ciudad, casa, país. 

Me equivoco o cometo errores pero estoy más preparada para enfrentarlos, ¿cómo? pues de tantos errores y equivocaciones en las que he caído, o los tropiezos que a veces te tumban, te enseñan a aguantar y a saber cómo hacerle para la próxima. 

Los problemas y tropiezos nunca se acabarán el asunto es saber cómo hacerles frente y eso tampoco lo sabía hace 10 años.

No me clavo en cuestiones mínimas como antes. Que la amiga no te habla, que el novio te va a cortar, que tu tía te critica por estar tan delgada. Bueno, sí hay cosas que duelen pero aprendes también a darle dimensión a las situaciones y a deshacerte de lo que te hace daño y a darle atención a las cosas que sí lo merecen. 

Y eso, tampoco lo sabía cuando cumplí 20. 

A ello se suma que me divierto mejor. Sí, es verdad, llega un momento en que aguantas menos y te desvelas un día y duras tres para reponerte. La diferencia ahora es que mi diversión es de más calidad que de cantidad.

No necesito beber, llegar a mi casa a la hora en que mi vecina sale a barrer la banqueta o pasar cinco horas adentro del antro en la mesa a la que el ruido llega mejor.  

Sé que cuando cumpla 40 diré que es mejor que los 30, pero por lo pronto a disfrutar que la vida se va. 

Comparte

relevante

Facebook Comments Box