Democracia y #VotosVsElHambre

El condicionamiento de votos a cambio de beneficios en los programas sociales federales, estatales y municipales son como dios: están en todos lados pero nadie los puede ver. O nadie los quiere ver.
 
Cualquier persona que pueda ir a un suburbio popular del país y adentrarse un poco con los líderes de las colonias se puede saber el votar por cierto partido les dejará beneficios a corto y mediano plazo.
 
Con las revelaciones del video de Veracruz donde se expone el condicionamiento de los programas sociales es una de la muchas formas en que se compran los votos.
 
Los más beneficiados de esto son los gobiernos estatales, en donde son amos y señores de las carteras para otorgar estos programas y adivine ¿Que partido es el que gobierna la mayor cantidad de estados?
 
Con los programas como "Tu voto mi compromiso" y ahora supuestamente con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el revolucionario que también es institucional ha hecho una maquinaria casi perfecta. En una charla, un diputado federal me dijo que era una relación ganar - ganar.
 
Pero eso no es exclusivo del PRI. Cuando el PAN era gobierno condicionaba el programa oportunidades en donde las láminas y el cemento valían una equis en la boleta electoral. Con el PRD pasa lo mismo en el Distrito Federal; nada más basta con ver una elección local para ver las despensas.
 
Los partidos políticos y muchos polític@s que hoy se venden como los hijos de la Madre Teresa de Liconsa carecen de moral para poder exigir cuentas ya que todos ocupan los mismos métodos para atraer la mayor cantidad de votos.
 
Por eso es necesario que se transparente la información sobre los programas sociales y hacer que la ciudadanía verifique en las colonias si realmente se está cumpliendo con el objetivos de las ayudas gubernamentales.
 
Se necesita que se haga un organismo INDEPENDIENTE que se encargue de asignar a las personas que se harán responsables de tener las ayudas sin importar su preferencia política ya que hoy día en la mayoría de los estados son los mismos burócratas de las diferentes dependencias (Obras Públicas, Finanzas, Secretaría de Gobierno, Contraloría, etc.) quienes se hacen responsables de que las despensas lleguen a los diferentes hogares.
 
Si no se hace el organismo autónomo el voto seguirá siendo imparcial y nuestra muy pequeña democracia se siga vendiendo por 1 litro de aceite, 6 sopas de pasta, un kilo de arroz, frijoles y cubitos de consomé de pollo.
 
PD. 
 
Ayer en el Senado se tardaron casi 30 minutos para saber el formato en que iban a cuestionar a Rosario Robles. Si así son las elecciones en la democracia celestial del Senado ¿Qué nos espera a nosotros, pobres terrenales?
 
 

Comparte

relevante

Facebook Comments Box