Los "warnings" incómodos

Al menos dos veces al año, los estados turísticos de México se cimbran con las alertas de viaje que emite Estados Unidos para sus connacionales que desean viajar.

El reporte Current Travel Warnings, es una serie de enunciados incómodos para los gobernantes y para los empresarios que se niegan a ver la realidad de las entidades que operan. Y es que con sencillas palabras, el Departamento de Estado de la Nación Americana puede influir en millones de turistas.

Sin embargo considero que el principal impacto al flujo turístico deriva, no de la peligrosidad probada en la zona de riesgo que valoran los Estados Unidos, no. Realmente la repercusión primaria tiene que ver con la planeación del viaje que hace el turista estadounidense.

Efectivamente, los norteamericanos son turistas que planifican cualquier salida y que se enteran del contexto a donde van. Vaya, no se lanzan al "aí se va", o al menos la mayoría no hace eso; hasta el viajero con menor capacidad adquisitiva busca qué hacer, dónde y cómo, antes de dejar su lugar de origen.

Por tanto objetivo o no cualquier recomendación se influye para ellos.

Luego de esto, entonces sí, viene la causa innegable: la actividad del crimen que se transmite probadamente en medios de comunicación; pero que además está en los registros de las instancias de seguridad, a los que seguramente EU tiene acceso.

Guste o no, el hecho de que el gobierno de Barack Obama este 20 de noviembre haya dicho que 19 estados de México son riesgosos para los turistas, es una realidad para los estadounidenses porque así lo dice su gobierno.

Esta realidad debe ser justamente dimensionada por México y en respeto a la soberanía ningún país puede decirle a otro que opine de él.

No sólo México está siendo calificado constantemente. Actualmente otros 32 países, además del nuestro, son valorados y seguramente cada uno tiene un argumento para refutar este mecanismo; pero vale recordar que cuando Estados Unidos endureció la vigilancia de sus accesos, muchos países también lo condenaron.

Lo cierto es que si Estados Unidos decidió hacerse más seguro para sus residentes y el turismo, ¡allá el que no quiera hacerlo!

 

 

Comparte

relevante

Facebook Comments Box